nombres propios

10438640_648054265309033_4842306047963532466_n


Los hombres obviamos a las chicas aburridas y nos juntamos a las divertidas, seguimos a las aventureras, nos enamoran las extrovertidas y hablamos con las que tienen algo que contar y no solo que decir.

Las queremos con carisma. Discutimos con las que tienen sus propias convicciones y damos la razón a las que solo repiten lo que leen. Nos juntamos a las atrevidas, nos cautivan las seguras de si mismas y cortejamos a esas mujeres que dicen no, cuando en realidad es un quizás…

¡Sí!, nos gustan las chicas que bailan en el centro de la pista, las que a veces nos llevan a nosotros de la mano, las que gritan. Que griten “me he perdido y me encanta”, que nos susurren “eres raro y me gusta”, pero sobre todo nos gustan las locas.   ¡Las queremos locas de atar!  que no beban a sorbitos, que pidan otra ronda y que muerdan el limón del tequila.

Que muerdan el limón, y la vida.